martes, 25 de noviembre de 2008

Aquel vendedor de loterias...

Vaya por delante que no soy de comprar cupones de la ONCE, que no sé muy bien diferenciar la bonoloto de la primitiva, ni sé cuando es y dónde se cobra si es mucho. No soy un entendido del tema, ni de las maquinitas esas de los bares, que parecen una feria con tantos colorines,y rara vez echo ya la quiniela. Hace tiempo que perdí la fé en el juego. Ojalá no lea esto mi padre, que lleva echando la misma combinación veinte años, será lo único que yo juegue, cuando él falte.
Pero les pondré en verea, aquel día que les relato me rasqué el bolsillo y jugué gustoso, fue irremediable...
Junio del año 2000, 8 y media de la mañana, cafetería de la Facultad de Humanidades del Campus de Guajara de La Laguna. El que les habla se jugaba los cuartos y algo más minutos despues, tocaba el examen de selectividad, pongan sus cabecitas en situación. Casi ni acertabas a escribir bien tu nombre en folio sin renglones, se palpaba en el ambiente la sintonía de un juicio a muerte, y allí me encontraba, al final de la barra, con leche sola, fría, como la mañana, y a mi lado gentes, profesores de facultad emperchados, alumnos de quinto, de primero...
En esas que entra un señor mayor, con traje viejo pero limpio, corbata anudada a la antigua, un sombrero de esos de copla y un bastón de madera recia. Muy educado, casi midiendo cada paso, lo pude observar desde el principio.Iba despacio de mesa en mesa, sin molestar a nadie. Decía buenos días, aguardaba cinco segundos e iba a otra mesa. Algunos ni se molestaban en levantar la cabeza de la tostada. Al fin se detuvo a mi lado. Era un señor serio, agitanado. Me encantaron sus zapatos relucientes, lucía anillo grueso de oro en la mano con la que mostraba los cupones y llevaba el bigote recortado, muy formal. Cinco cigarros habanos asomaban por el bolsillo superior de su chaqueta. La estampa y las maneras resultaban irresistibles, así que dije: «Deme uno para hoy». Lo cortó solemne, cobró, me devolvió el cambio, se tocó el ala del sombrero y dijo: «Gracias, caballero». Luego se fue andando muy erguido y muy despacio. Impasible. Torero. Valía la pena recordarlo, si tocó o no lo que me vendió es lo de menos...me tocó disfrutarlo unos minutos, y eso fue para mí un gran premio...

32 comentarios:

Anónimo dijo...

me ha gustado tu relato de hoy. tienes media clase de practicas pegada al ordenador cada mañana. no lo dejes o te secuestramos. un beso de tu amiga Lourdes.

Anónimo dijo...

¡Un beso guapo!

Anónimo dijo...

me gusta leerte,parece q asi estoy contigo un ratito cada dia!! :-)

Anónimo dijo...

me ha recordado el relato a mi padre, que vendio una epoca cupones en plaza del pan. Un saludo, me ha emocionado

kikofen dijo...

gracias por los comentarios. alegrais mi mañana

Anónimo dijo...

Muy profundo y bonito el relato de hoy...la verdad q cada vez me gusta más leerte y eso que lo hago desde hace poco...Un escrito q guarda mucho valores...enhorabuena, un beso...ya sabes quien soy...muak!

Anónimo dijo...

bonita historia,rafa.

Anónimo dijo...

la historia de los martes me encanta

JuanMa dijo...

Lo siguiente no parece ir más hayá de una anécdota insulsa. Eso si el libro de gusto.

Anónimo dijo...

el juanma ese kien es

Anónimo dijo...

el JuanMa, ¿que importa?

JuanMa dijo...

Parece ser que molesta cuando no "riegas" los oidos, intentaré omitir comentarios posteriormente.

Anónimo dijo...

si no te gusta no entres a incordiar

JuanMa dijo...

Hacer una crítica molesta, curioso para una persona que escribe que no acepte críticas. No siempre que se escribe debe ser bonito ni gustar, no siempre que se come te gusta, no siempre que viajas te gusta ... No seamos hipócritas.

J.CarlosSuarez dijo...

estoy deacuerdo, pero Kike las acepta, te lo aseguro

farahunter dijo...

yo apollo totalmente a juanma,tiene toda la razon ,es una historia sosa,basura diria yo

marina dijo...

oye, de aqui a poco es mi cumple, me tienes que escribir algo eh!!! aunque sea pagando, tu no digas na.jajajajja

kikofen dijo...

mamones

JuanMa dijo...

Se de buena tinta que Kike las aceptará y hará acopio de ellas. ;) . Incluso a manera de suscitar en él la mera apreciación de no aceptarlas os aseguro que no las escribirias.

farahunter dijo...

kike es un crack¡¡¡

Anónimo dijo...

20 comentarios, jejee

Anónimo dijo...

descansa estos dos dias, lo mereces wapo

Anónimo dijo...

Que las exigencias mo te afligan, que tu arte fluya sereno y despreocupado, imperturbable al que diran.

kikofen dijo...

Acepto y recojo las criticas, dicen que es bueno que hablen de ti, aunque sea mal...

Anónimo dijo...

un besito a paloma

Anónimo dijo...

ME HA SORPRENDIDO VER TU BLOG, UN BESO

Anónimo dijo...

enhorabuena por como escribes compañero. Alfonso.

patri dijo...

27 comentarios!esto sube como la espuma ^^ Has escrito cosas mejores...

kikofen dijo...

que lectores mas exigentes!! me gusta me gusta

Anónimo dijo...

Me estoy aficionando a leer tus historias,y te aseguro que las he echado de menos la semana pasada.
No te preocupes por las críticas, te harán pensar y crecer. T.I.

Anónimo dijo...

Eso sí, que tampoco te desanimen, que, como dice el refrán, "no está hecha la miel para la boca del oso", y si el que las lee no ve más que otra historieta, sera xq no aprendiò a"leer", solo a traducir lenguaje escrito. Un abrazo.T.I

kikofen dijo...

Al contrario T.I. Esta terapia nacio y morira con un proposito, un fin, y ese es ayudarme a mi mismo. Lo demas, bueno o malo, sera bienvenido.
Un beso a todos, ha sido de nuevo un dia emocionante. 32 comentarios bien merecen una cervecita, stais invitados