miércoles, 25 de febrero de 2009

Descubrimientos en la madrugada...

Podrían ser las 2 de la mañana del domingo, la noche era clara pero fría, y más aún en el patio de mi casa del pueblo, donde a esa hora asoman babosas en busca de esquinas húmedas y el suelo se hace hielo. Me había quedado traspuesto escuchando las crónicas de los partidos, resguardándome en la estufa de un frío que calaba. En esas que me desvelé con hambre de oso y corrí a la cocina salivando al imaginar el arroz salteado o la pasta gratinada que me iba a zampar cuando me percaté que en ninguna de las tres malditas bombonas quedaba una pizca de gas para darme el ansiado gustazo. Después de mucho probar y maldecir encontré una de esas cajas militares de comida que mi padre había dejado por allí olvidada. Tienen que verlo, viene de todo, desde unas latas con cocido hasta mermelada y galletas, cerillas, chicles, vitamina C, y hasta unas pastillitas blancas que arden durante un rato largo para darte tiempo a calentar condumio. Y en el fondo, eso es lo mejor, una especie de chapita que, bien doblada, hace de cocinilla improvisada al calor de la pastilla de marras. No dudé, abrí la lata de albóndigas y allí, en medio del corral, con frío polar, me ví ensimismado en la fogata y las burbujas hasta que decidí que iba siendo hora de probar el invento. Y a fé que estaba bueno, quizás el hambre engañó al paladar, pero disfruté del alimento como nunca. Y fue, mientras me llevaba a la boca el cacho de carne, cuando pensé, embobado en un Boeing que surcaba el horizonte, en todas las cajitas de ración diaria que podrían comprarse con lo que costó ese avión de pasajeros. Les ahorraré la cuenta, dos millones de cajitas de comida. Sí compañeros, dos millones de personas que comerían caliente a cambio de uno de esos aparatos sin alma. Y ahora cavilen si ese coche que tanto desea, ese viaje que lleva tiempo planeando, ese vestido del escaparate o ese pisito de la playa vienen mereciendo la pena, cuando hay cajitas que, por menos de 1 euro, te hacen sentir vivo tanto a ti como a tu tripa durante un día entero, a ese binomio tan malacostumbrado a la buena vida y que no aprende a pesar de los pesares, pues sabe el artista y el inventor que las mejores poesías y creaciones salieron de corazones llenos y estómagos vacíos, pero no muertos de hambre…

9 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buena reflexión...vamos q te he imaginado y todo con la lata de albóndigas comiendo!!!jajaja. Pero es verdad, a veces no valoramos lo que tenemos!!

Anónimo dijo...

Hola sobrino!!. Siento que te hayas visto sin bombona; eso no era lo previsto.Supuestamente la bombona del termo, tenía que durar, según tu padre; pero ya sabes lo buen adivinador que es; y más culpa mía por echarle cuenta. Peor me voy a ver yo que aterrizo por allí el domingo por la tarde, y no puedo comprar las bombonas hasta el próximo día. De todas formas sobrino, somos afortunados por ese silencio hablador que nos brinda "nuestra casa del pueblo". TITA INMA.

MªExther dijo...

tienes toda la razón, y a veces hay que verse en estas situaciones para poder llegar a pensar lo que pensastes tú! ojalá todos pensarámos así e hicieramos algo al respecto,un besazoo kike (Cada día me enganxas más joio jaja)

Mariló dijo...

Lo que trabaja la mente cuando aprieta el hambre. Mira que han rodado esos artilugios! al fin alguien les dió utilidad.Un 10 en supervivencia.

kikofen dijo...

no hay mal que por bien no venga, ya stoy preparado para la vida militar,jajaja

nmarina dijo...

nunca he visto esas cajitas, tienen que estar chulas, a ver si un dia te traes una a la facu, se me ocurren muchas ideas

Anónimo dijo...

Muy buueno!!!al principio me hartao de reir, pero luego, es cierto, qué pena que hayan tantas vidas muriendo cada día por el hambre, tiene que ser horrible!!He mandado un sms al programa RICO al instante, quién sabe?si me tocara un buen premio, parte lo emplearía en mejorar la situación de "mis perros" de la protectora...se merecen una vida mejor pobrecillos....Gracias por este relato, es necesario que no olvidemos lo que pasa a nuestro alrededor, aunque reconozco sentir rabia hacia aquellas personas que dicen sentir pena pero que no hacen nada por evitarlo....
María VO

Anónimo dijo...

jajajaja q gracia kike!!! cuando te pase algo parecia sabes q vivo cerquita y q mi casa es tuya vale!! en serio enn!! un beso :-)

Anónimo dijo...

elmundodijobasta.blogspot.com

viene al hilo de este blog y creo que te puede interesar. RVO