miércoles, 21 de enero de 2009

Autorretrato clínico

Me ocurrió el otro día repasando conceptos de patología clínica, y es que uno tiene el defecto de aplicar cada minucia que aprende, aunque a veces, como ésta, no pase de ser un simple juego de palabras y similitudes… y si no atiendan.
“El mundo contra mí”, me digo siempre, frase clasificable dentro de los trastornos paranoides de la personalidad, éste blog da buena fe de la proposición anterior, tan cruel como verdadera. Leemos a un trastornado, pensarán, pero no se alteren, mis huéspedes, pues éste trastornado que escribe, por las mañanas, a primera hora, sufre de temblores varios y actos involuntarios que extrañan y asustan, y descarten el frío del madrugón, pues los síntomas no remiten a veinte grados, ni mucho menos, pero no se preocupen, lo más seguro es que sea un síntoma conversivo, propio del trastorno de Despersonalización o Trance, muy normal en centros mentales de la provincia,y no hablo de ayuntamientos. Aguarden un poco y no se me vayan, que va para largo.
Amnesia disociativa, pues no recuerdo ya casi los momentos buenos, esos que deberían dar color a mi existencia. Y claro, todo esto desencadena en un estado de Depresión Mayor, con especificador catatónico, que para eso me quedo embobado conmigo mismo, más aún si escucho a algún político siniestro, en este mundo surrealista. Todo ello mezclado con episodios maniacos, de subidas eufóricas del estado de ánimo para rápidamente hundirme, propio del Trastorno Bipolar, por aquello de los dos polos, oiga.
Afecto negativo la mayor parte del tiempo, desorganizado para mis quehaceres, y multitud de alucinaciones, esas que me dicen que me van a regalar 400 euros, que me van a pagar el piso, que mi sueldo va a dejar de estar congelado... cumpliendo perfectamente los síntomas para la ezquizofrenia, por duro que suene, de inicio agudo y mal pronóstico.
Fobia específica, odio generalizado a los políticos y a los aprovechados, agorafobia, cada vez detesto más salir a la calle para verle la cara a pijomentas de turno empinando el codo en autodestrucción, que esa sí que es masiva, insomnio que perdura, problemas gastroinstestinales, esta comida incomible, delirios, sin ser de grandeza, etc, y todo inducido por sustancias, un CO2 cada vez más presente en mi pulmón, que me llega al cerebro colapsando atisbos de buenas intenciones…
Un caso clínico difícil, desde luego, y es que hay que estar loco para vivir en un mundo como éste, pues si no, es imposible…

10 comentarios:

Anónimo dijo...

que bueno, te echaba de menos, yo soy el bipolar creo.

marina dijo...

que alegria que vuelvas!!

MªExther dijo...

supongo k con esta descripción habras aprobado patologia clínica no???jaja, stamos locos pero no por vivir en este mundo sino por no abrir los ojos en lo que realmente tenemos k star en alerta, vivimos en una constante cataplejiaaa!!!un besoo y a ver si nos vemos cuando trmine los exámenes k tngo muxas ganas.

kike_vazquez dijo...

gracias!! estoy deacuerdo en lo que dices esther, espero haberla aprobado, jajajaja. un beso

laurilla dijo...

que buen autoretrato al estilo van goh,jajaja

Mariló dijo...

Cuando estudias, se nota.Ojalá hayas aprobado.Que frio!!!!Un beso.

Anónimo dijo...

no te vuelvas a ir !!!! un beso :-)

kike dijo...

no me fui!! solo fue un descanso!!

Anónimo dijo...

animo kike

Anónimo dijo...

eres genial