jueves, 10 de abril de 2008


El ayuntamiento de mi pueblo, en una iniciativa al más puro estilo Karl Marx, ha propuesto unos talleres en los que te dan 40 metros cuadrados de tierra, las semillas y utensilios que necesites para que tú mismo, con su orientación, puedas aprender a sembrar ciertas cosillas, más que nada por aquello de la toma de conciencia de las posibilidades que te da el entorno rural. Todos los terrenos son colindantes, en amor y compaña, cual retén de agricultores chinos en perfecta consonancia...
Aunque tal y como está el tema de la vivienda, casi mejor me hago una torreta bien alta con escalera de caracol, y así, al menos, tengo un sitio donde caerme muerto, porque al paso que vamos... Y que se ahorren las semillas...

Es lo que te dan por estar censado en mi pueblo, ninguna ventaja más que esa. Ni ayudas, ni subvenciones, ni vivienda... eso sí, muchas fiestas en Mayo, muchos fuegos artificiales y mucho pasear vírgenes de un lado para otro. Si un día fuera alcalde....... me echarían, pero daría algo más que semillas y un palmo de terreno...

2 comentarios:

El Titán dijo...

La vieja consigna del pan y circo, no?

kike dijo...

pues algo asi mas o menos, vuelta a la antigua roma